Utilizar el Smartphone mientras defecas te vuelve más productivo

Utilizar el Smartphone mientras defecas te vuelve más productivo, hace poco The Wall Street Journal publicaba un artículo explicando un estudio realizado pos diferentes investigadores de varias universidades de Estados Unidos, en el estudio se concluía que utilizar tu smarthphone por la noche te vuelve menos productivo, esta es la parte del estudio que más se ha difundido.

No sabemos si por soez o por menos importante, otra conclusión del mismo estudio -al que La Voz Popular ha tenido acceso ya que ha financiado parte de la investigación- afirma que utilizar tu Smartphone mientras defecas te hace más productivo y más inteligente.

Usar el móvil mientras cagas

Usar el móvil mientras cagas te hace más listo

Placer asociado al trabajo

No es ningún secreto que el proceso de excreción proporciona placer a quién lo realiza (un número de veces normal), esto es una “recompensa” que nuestro propio organismo nos da por hacer lo que tenemos que hacer, “si cagar fuese un sufrimiento, la gente no cagaría y moriríamos con intoxicaciones e infecciones derivadas de no expulsar los residuos, los individuos que no recibían placer por estas acciones (o por comer, aparearse…) fueron falleciendo y no se reprodujeron, por lo que la evolución nos ha llevado hasta este punto” afirma Lorena de la Calle, especialista en psicobiología en la Universidad Autónoma de Madrid.

“Mear con ganas es mejor que follar” – (Fuente)

Todas las funciones vitales están recompensadas con placer, por tanto, realizar una actividad laboral simultánea se asocia con ese placer, esto llevado a usar el smartphone mientras defecas hace que esa actividad, que puede ser laboral, sea asociada con la obtención de placer, por lo que de ahí en adelante somos más productivos.

Una contraindicación de trabajar mientras cagas

En la línea de que usar el smartphone para trabajar mientras defecas aumenta tu productividad y te premia con placer, Lorena de la Calle advierte que utilizar tu smartphone para trabajar mientras estás en el baño puede llevarte a una espiral de placer en el trabajo que desemboque en una adicción al trabajo, de esas que parece que no existen, pero son igual de malas que las otras adicciones.

En conclusión, de la Calle recomienda llevarse al baño un buen libro, o en su defecto, una revista.

16 comentarios

Responder a Robert Brujo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *