Gala León y cuando no hace falta remontarse al pasado para vivir en Atapuerca

Gala León no ha dejado de darle vueltas a su género desde su nombramiento como capitana de la selección española de Copa Davis. Al parecer, a varios brontosaurios les sigue pareciendo “extraño” que una mujer dirija al equipo de en la competición más importante. Sin embargo, parece ser que no encuentran tan extraño el hecho de que vivan con un cerebro del siglo pasado en la actualidad.

Pues bien, tras las declaraciones de importantes figuras del tenis, como Toni Nadal, Feliciano López y compañía, donde cuestionaban claramente que una mujer fuese la persona adecuada para hacerse cargo de tal puesto, llegaron los desmentidos, aún más ridículos y que lo único que hicieron fue confirmar que de machismos va el tema…

Algunos creen que, aún hoy en día, puedes hacer un comentario desafortunado sobre género, que luego ya saldrás diciendo que se te ha malinterpretado y ya está. El auténtico problema no es que luego sepan meterse el rabo entre las piernas y tirar balones fuera con gilipolleces como “no, si dije lo de la mujer cuando en realidad quería referirme a que hay gente más preparada”. Pues vaya uso de los sinónimos… no debieron encontrar uno más fácil. Si he entendido bien, entonces es lo mismo “no veo lógico que una mujer dirija al equipo masculino de Copa David” que “hay personas más preparadas”… Bien por Toni y sus amigos y sus diccionarios de sinónimos.

Lo preocupante del caso es el simple hecho de que el tema género entre dentro de sus planteamientos. Debería ser lo último en la lista de prioridades a la hora de analizar la posible labor de una persona. Y cuando digo lo último, me refiero a que ni siquiera debe entrar al debate. Toni, como consejo, antes de referirte a su condición de mujer, podías haber probado con “no tiene feeling con los jugadores, es borde, es una enchufada o consume drogas”. Cualquier cosa hubiese sido mejor que dejar ver que aún vistes taparrabos y realizas pinturas rupestres.

Y luego aparecen las cortesanas. Es decir, los tenistas. Que salen todos en fila india para seguir haciendo crecer la bola de nieve sexista que al señor Nadal le dio por empezar a construir una soleada mañana de septiembre. Y fijaos, que empezó la bola sin ni siquiera haber nieve.

Pero bueno, que tenemos un razonamiento que sigue la línea editorial del zoquetismo y el cenutrismo: “Se ha sacado de contexto, se refiere a que no está preparada, pero como ha dicho mujer pues ya están todos y todas las feministas atacándole”. Disculpa… ¿Quién se ha sacado de contexto? ¿Toni Nadal? Porque en tal caso sí acepto el razonamiento, se ha ido a un contexto de cuando papá pegaba a mamá y mamá te decía que éso debía ser así.

Por otro lado, me preocupa aquello que sucede en los vestuarios y que todos estos machos alpha intentan mantener lejos del mundo femenino… ¿Qué ocurre allí que una mujer no pueda ver? Contadnos, que a lo mejor así todo cobra un sentido…

Gala, es nuestra capitana.

 

Comparte la noticia