ESCÁNDALO: Hallan pruebas de que semis de la Copa del Rey fueron amañadas

La Copa del Rey 2016 podría haber sido una gran trama premeditada y con muchas partes interviniendo en que Barcelona y Sevilla se encuentren en el Estadio Santiago Bernabéu en la final en mayo. Un escándalo que vuelve a dejar clara la relación entre la política, la corrupción y el deporte en España.

Ada Colau...tramando

Ada Colau…tramando

Según información recibida en la dirección de La Voz Popular por parte de fuentes confidenciales cercanas a directivos de la LFP y el FC Barcelona, la alcaldesa de Barcelona Ada Colau habría mantenido conversaciones con Cherie Lim, cónyuge del presidente del Valencia CF, para que ésta obligara a su marido a dar la orden a técnico Gary Neville de “tirar el partido”.

Aparentemente, para el ex jugador del Manchester United, no habría puesto ningún reparo, diciendo que “no es algo que siquiera deba forzar, sino lo que mejor se me da”, refiriéndose a su terrible rendimiento desde que llegó al club Ché.

Los motivos para la decisión

Según comenta el informante de LVP, el fuerte resentimiento de Ada Colau hacia la Comunidad Valenciana, ese “pseudocatalán que hablan” y al gobierno de la región, tanto su pasado del PP como al propio Ximo Puig, ha despertado su deseo por hacerles vivir una auténtica humillación a toda la comunidad autónoma y al valencianismo.

Teniendo en cuenta que a los Lim y a Neville auténticamente les importa un pimiento el club, no fue muy difícil convencerlo. Cherie Lim recibió dinero, Neville también recibió, inexplicablemente, una prima. Y Peter Lim, pues simplemente fue sumetido por su mujer.

Pero, ¿y el amaño del Sevilla-Celta?

El abultado resultado en la otra eliminatoria aún está bajo investigación. Es posible que no haya habido ningún amaño realmente, solo que el jefe de prensa de La Voz Popular simplemente no soporta al payaso de a Unai Emery.

En fin, está bastante claro que a día de hoy, todas las apuestas a la Copa del Rey en William Hill darán como vencedores de la eliminatoria a dos equipos. Y el motivo tal vez sea de los más claros de la historia. La abrumadora diferencia obtenida en la ida hace que la vuelta vaya a ser de las más sosas y con menor entrada que se hayan visto. Pero posiblemente los intereses más allá de lo deportivo sean los culpables de que esto sea así.

 

Comparte la noticia