El tratado de libre comercio TTIP permitirá la venta de seres humanos

El gran tratado de libre comercio que están negociando los países de la con estados, conocido como , conserva algunos secretos que llamarán la atención de más de uno una vez sea aprobado.

Entre otras cosas, en el Tratado TTIP, se contempla la existencia y potestad de los tribunales supraestatales, tribunales privados que podrán definir sentencias por encima de las leyes o las posturas de los estados participantes.

Una de los datos que está pasando desapercibido, pero que podría generar una importante alarma social de ser difundido, es la posibilidad de “incluir la venta de personas físicas y seres humanos según las sentencias aprobadas por los tribunales privados de arbitraje“. Obviamente, ni desde los medios ni desde el propio gobierno o los partidos implicados se dará cobertura alguna a esta información.

El TTIP y el nuevo poder de las empresas

¿Qué puede significar? Que las empresas podrán violar todo tipo de derechos de los individuos, entre ellos, una especie de “recuperación silenciosa”de la esclavitud. De hecho, las grandes empresas multinacionales van a poder exigir y realizar cambios en las legislaciones vigentes de los países miembros. Un ejemplo, podría ser una empresa que decide realizar contratos por una duración de 40 años y con la exclusividad de, durante todo ese período de tiempo, no permitir el desempeño de la actividad laboral en ninguna otra compañía. Además, podría incluir cláusulas incluso fijando las penas y sanciones que debería asumir el trabajador en caso de incumplir el contrato. Imagínese, obligado a pertenecer a una empresa que no tiene obligación de respetar tus derechos ni laborales, ni sociales, ni humanos, durante 40 años, bajo amenaza de penas de prisión en caso de no aceptarlo. Imagínese, también, que denuncia la situación, el Estado adopta una resolución, y los tribunales del TTIP dicen que nada de ello tiene valor y el contrato debe cumplirse. Así funcionará el mundo de las grandes corporaciones.

Lo peor, posiblemente, no sea el contenido del propio tratado en sí, si no el secretismo con el que se está negociando, y con el que pretende aprobarse. Los grandes dirigentes estatales saben la mala imagen social de este acuerdo, pero también saben los beneficios que les reportará tanto a las empresas como a las figuras de poder. ¿No es preocupante que todos los dirigentes que los ciudadanos escogen democráticamente para representarles oculten la próxima firma de un tratado que sabe no les representan?

Muchas organizaciones en lucha contra el TTIP

Algunas organizaciones defensoras de los Derechos Humanos ya están trabajando para frenar esta increíble usurpación de libertades y derechos. Parece que muy pronto, incluso las personas, volveremos a ser mera mercancía.

#NoalTTIP

Comparte la noticia